Qué sucede cuando nos hemos enamorado de la persona equivocada


Es difícil ¿no? Sobretodo porque el problema no es que ella no sea LA PERSONA (THE ONE) sino porque nos hemos enamorado.

Efectivamente ahí radica el problema, porque cuando ya estas, como dicen por ahí, “metido con las cuatro patas” ya no hay reversa que nos salve y es aquí cuando no nos damos cuenta del daño que hace estar al lado de la persona equivocada. Pero ¿cómo darse cuenta de que esa persona no es la correcta si el amor, como dicen, “es ciego”?

En primer lugar, el amor no es ciego, los ciegos somos nosotros mismos que padecemos algo que los psicólogos suelen llamar: AUTOENGAÑO y BAJA AUTOESTIMA. Vivimos autoconvenciéndonos de que esa persona nos quiere, nos ama, de que es así porque trae presiones del trabajo, de la vida, de su familia, de sus amigos, etc., y muchas veces pensamos que somos los culpables de que esa persona tenga cierta indiferencia y maltrato hacia nosotros: “sí, es mi culpa”, “es que es por mi manera de ser”, “es que tengo que cambiar”, “ya no l@ voy a hacer enojar”, etc. Y no es verdad. No es verdad que tengamos que ser diferentes por una persona, no es verdad que esa persona no nos quiere por nuestra culpa, no es verdad que esa persona está enojada o molesta a nuestra causa, simplemente no queremos darnos cuenta de que esa persona no nos quiere y no le importamos y por ello tiene esa actitud. Pero lo malo no está en nosotros mismos, tampoco en la otra persona, sólo que ésta no es la correcta.

Segundo, el enamoramiento es un proceso basado en el tiempo, no es algo que surge en el tercer segundo en que conoces a alguien. No, no sucede…. Eso también es autoengaño. Te enamoras conforme vas conociendo a la persona y eso pasa después de DÍAS en que se frecuentan y con base en lo que ésta te dice, te hace, te muestra, es decir, se presenta, se expone ante ti. Todo eso que hace particular a esa persona, pero que se complementa con lo que uno empieza a SENTIR. No me refiero a que forzosamente tengas un sentimiento de amor ella, sino más bien a lo que ésta produce en ti, lo que crea, lo que transforma, lo que te hace ver, lo que sientes expresamente, en cualquier instante en que estás o piensas en esa persona. Aunado a ello, también existe algo fundamental que se involucra en el enamoramiento: compartir. Ya sean palabras, ideas, secretos, lugares, momentos, sueños, etc. Todo ese cúmulo de acontecimientos y experiencias que compartes con esa persona, más cómo se muestra ante ti y lo que produce en ti en esos instantes, es lo que hace enamorarte.

No obstante, estos elementos tienen que quedar muy claros, no estoy hablando de que te enamores de la persona “porque es maravillosa”, no, sino de aquellos que hacen que te enamores de ella, lo cual es muy diferente. Totalmente.

Entonces, cuando estos elementos cambian, por ejemplo: lugar, experiencias compartidas, lo que ella muestra hacia mí, y lo que me hace sentir, es cuando se “rompe el encanto”, es decir el enamoramiento. Insisto no es la persona en sí, sino todo un conjunto de patrones que difieren para cambiarlo todo y es aquí donde erróneamente pensamos que es la persona la que “ya no es la misma” sin aceptar que NADA es ya lo mismo, ni siquiera nosotros. Es por ello, que las parejas muchas veces no se dan cuenta que su enamoramiento se afianza de esos días en que todo es maravilloso y encantador, por esos tres elementos que se combinaron en ese tiempo justo para los dos, pero que cuando éstos cambian no son capaces de encontrar esa nueva combinación idónea que haga sinergia para continuar enamorados, porque siguen “enganchados” a un sentimiento que sucedió en algún momento pero que no está ya presente.

En tercer lugar, sucede algo que es muy válido para darse cuenta que esa persona no es la correcta: el presentimiento. El corazón (que está en el cerebro) no nos puede engañar, y cuando tenemos cierto presentimiento hacia esa persona desde un principio, las cosas ya no resultan, ni resultarán, eso es un hecho indiscutible. Por eso es conveniente hacer caso a, según las abuelitas, “lo que dicte tu corazón” y es verdad, lo que presentimos por la mayoría de los casos resulta cierto y no se trata de los prejuicios, sino de que algo no nos “late”, es ese PERO que existe por nuestra parte hacia esa persona. El problema aquí resulta cuando A PESAR de nuestro gran PERO, continuamos ahí y volvemos a primer punto que comenté: el autoengaño.

LUZ ESPERANZA DEL IBEROAMERICA ® Flower Therapy Essences Argentina

Cuarto. La indiferencia, los maltratos, los golpes, las palabras feas, las discriminaciones, la falta de aprecio, de respeto, de dignidad y todas las faltas que existan son muestra INELUDIBLE de que esa persona NO ES LA CORRECTA. No hay más que comentar ¿Por qué estar al lado de una persona que te hace daño psicológico, emocional y físicamente? No hay necesidad, simplemente porque QUIEN TE QUIERE, NO TE HACE DAÑO. Eso es una verdad y también es una verdad que como seres humanos todos merecemos respeto y consideración a nuestra persona, así que permitir o hacer este tipo de ultrajes no se vale. Tal vez esto tendría que ser la primera condición para darse cuenta de que esa no es la persona correcta, tanto en hombres como mujeres, no obstante nuevamente el autoengaño no nos hace “abrir los ojos” para entender que el maltrato es la prueba fehaciente de que esa persona no es para ti.

Cuando una persona está enamorada de ti, te procura al máximo, sería incapaz de hacerte sentir mal, se preocupa por tu bienestar y hace todo lo posible porque te encuentres bien. Tenemos que tener en mente el principio de reciprocidad: Dar y recibir, en mismas circunstancias; esto es que si tú estás dando amor y recibes a cambio una bofetada, pues el trueque no es justo ¿verdad? Entonces hay que alejarse de inmediato. No es que siempre des esperando recibir algo a cambio pero sí hay que ser recíprocos y esperar a que lo sean con uno.

Por último, una prueba que nunca miente es preguntarte si esa persona es como tú la pensaste al 100%. No se trata de que sea idealizada y quieras autoconvencerse de que cumple con la “mayoría” de las características que tú quieres que tenga una persona, sino que las tenga TODAS. Se trata de que es una persona justo como tú la imaginaste; si esa persona te hace sentir justo lo que querías sentir. Aquí hablamos del autoconocimiento, pues primero tendríamos que echar un vistazo a nuestro interior para preguntarnos ¿qué es lo quiero en una pareja? O ¿cómo quiero que sea mi pareja? Y una vez que lo tengamos diseñado mentalmente pensemos si esa persona tiene justo lo necesario que nosotros pedimos, sin ningún PERO. Esto no se refiere a lo físico, sino que va más allá, puesto que lo más importante es cómo una persona piensa, cómo te trata, lo que te hace sentir y lo que compartes con ella.

Las secuelas.

Devastadoras. En sí lo más triste de enamorarse de la persona equivocada es no aceptar que esa persona no es para ti y seguir empecinado a continuar una relación que va más rumbo al quiebre como vagón en la tercera bajada de la montaña rusa. Eso es lo triste, porque seguir ahí creyendo que esa persona es la indicada a pesar de los cinco puntos que mencioné anteriormente es continuar en el daño sin la merecida autocompasión. ¿Qué pasa? ¿Nos gusta sufrir? No. Creo que a nadie le guste sufrir o padecer un amor mal correspondido. El problema que veo aquí es el miedo. Tenemos miedo de que esta persona sea la última a la cual podamos querer, sea la última a la cual podamos encontrar en el camino de nuestra vida; tenemos miedo de dejarla por cuestiones económicas, sociales, de hijos, de familia, etc. Y es el miedo el que nos hace detenernos para ponerle un “hasta aquí”. El miedo es difícil de combatir pero no imposible. Es por ello que cuando nos encontramos con esta situación, es únicamente cuando nos damos cuenta de que nos hemos enamorado de la persona equivocada. Muchas veces el daño es muy fuerte y las secuelas afectan todas las esferas de nuestra vida; nos vuelve incrédulos al amor, no tenemos confianza, somos ásperos en el trato a los demás, otros padecen problemas de salud, mentales y físicos, pues en nuestro cuerpo se manifiesta nuestra alma, y en algunos casos los daños son irreversibles, quedan estigmas y heridas que poco a poco se pueden sanar, siempre y cuando se tenga voluntad para hacerlo. Por eso más vale darse cuenta a tiempo, para que el daño sea menor. No se trata de soportar, padecer ni sufrir, se trata de darle prioridad a lo que queremos y buscamos del amor y tener confianza en que existe en el mundo una persona que está reservada para cada uno.

https://i0.wp.com/original21.com/assets/headlines/18/med/enlightenment1.jpgLUZ ESPERANZA DEL IBEROAMERICA ®  by  MONICA GOMEZ

Tel: oo54 115872  1187 – Bs As. Argentina – México DF.

E-mail: luz_esperanza_iberoamerica@yahoo.com.ar

México: luz_esperanza_iberoamerica2007@yahoo.com.mx

WordPress: https://luzesperanzaiberoamerica.wordpress.com/feed

Facebook: http://es-la.facebook.com/LuzEsperanzabella – Poder ayudar a otros es un Acto de Amor

Follow us on Twitter: @luzesperanzaibe  Tel: oo54 115250  3336  Skype: luz_esperanza2007

***Comparte nuestro espacio con tus amig@s. Nos vemos pronto. Gracias!***

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s