Actitud Positiva


Luz Esperanza del Iberoamerica

AUDIO

Cómo tener una actitud positiva ante la adversidad

Tener una buena actitud cuando hay dinero en la bolsa, es fácil. Mantener una actitud positiva cuando gozamos de buena salud y la disfrutan también quienes nos rodean, es cosa sencilla. Demostrar una actitud feliz cuando tenemos quien “nos haga piojito” y nos brinde cariño y cuidados, es desde luego algo que nos brota por los poros.

El reto nos mide cuando tenemos que asumir una armonía y una actitud positiva ante los asaltos de la adversidad envueltos en problemas, enfermedades, situaciones incómodas y sinsabores que nos desestabilizan y ocasionan que nos invada la zozobra.

Por eso admiramos a quienes, no obstante que padecen un dolor moral o físico, muestran una actitud serena, ofrecen siempre una sonrisa a quienes los rodean, mantienen viva la esperanza de que toda congoja pasa y vendrá algo mejor a su vida.

¿Cómo lo hacen? ¿Qué los inspira para actuar así, positivos y optimistas, a pesar de que pareciera que el mundo conspira contra ellos?

Quiero compartir con ustedes algunas técnicas, con la firme promesa de que serán de gran beneficio en su vida y en la de quienes conviven con ustedes.

Desde luego, hay algo que es fundamental en la aplicación de estas técnicas: que las pongan en práctica desde hoy, desde ya, para que cuando algún tipo de adversidad se atraviese tengan ese escudo fuerte para hacerle frente.

1.- Cuidado con las afirmaciones

Todos los días afirmamos frases o invocamos actitudes negativas que se convierten en realidad. Expresar frases como “¡qué torpe soy!”, o estas otras: “¡Como siempre, volví a regarla!”, “¡Ah, qué tonto soy!” que lo único que logran es que la actitud negativa nos aprisione. Hay afirmaciones que nos hacen sentir muy mal. Por ejemplo, vemos personas que afirman que a las doce del mediodía “es la hora de su dolor de cabeza” ¡y sienten que les duele la cabeza! Invocan la presencia de enfermedades o malestares que no tienen, pero las sienten. Nos topamos con otras personas que su conversación consiste en un repaso constante de dolores y enfermedades, de problemas cotidianos que, de tanto darles vueltas y vueltas, se convierten en parte de su actitud permanentemente negativa.

Cuidar las afirmaciones es utilizar frases que nos ayuden a sobrellevar una crisis, a tener la confianza de que no todo se ha perdido: “Me pudo ir peor”; “Qué bueno que ahí paró esto”; “Sé que esto pasará…”, son afirmaciones que tal vez no sentimos al cien por ciento en ese momento, pero nos recuerdan que en la vida, todo pasa, que está hecha de ciclos, y las adversidades, por más terribles que sean, nos dejan una enseñanza. Dice el refrán: “Cuando la noche es más oscura, la aurora está más próxima”.

2.- ¿De qué debo estar agradecido hoy?

Esta pregunta deben hacérsela todo los días al salir de la cama. Si somos realistas, debemos aceptar que el 90% de lo que nos sucede está comprendido por cosas buenas, para nuestro bien. Pero siempre nos enfocamos en lo malo que nos sucede o pensamos que puede sucedernos.

Al hacer un listado de nuestros agradecimientos, nos daremos cuenta que la vida tiene algo más que problemas; que tenemos múltiples razones para sentirnos motivados positivamente, pero no las vemos por esa tendencia que nos inclina siempre a estar deseando lo que no tenemos, o a estar renegando de que podríamos vivir más felices si tuviésemos esto o viviéramos en tal situación.

Son infinitamente más las razones para estar agradecidos, que para estar renegando de la vida. Ese sentimiento de gratitud debes dirigirlo al Creador de todo; por sus bendiciones, por tu vida, por tu familia, por tu trabajo, por tu salud, por tus problemas, por todo. Te aseguro que por la constancia en mostrar tu agradecimiento, terminarás por agradecer hasta por lo malo que te suceda, porque seguramente te dejará una enseñanza que hará que te sientas mejor.

3.- Cuida tu Postura

No cabe duda que la postura que adoptemos para nuestro cuerpo, es fundamental para el mejoramiento de nuestro estado de ánimo, para manifestar una actitud positiva. Tú puedes experimentarlo en este preciso momento en que estás leyendo este artículo, si fuera el caso. El estar acostado, o “echado” en un sillón, como coloquialmente se dice, te hará sentir flojera o desgano, pero si en este momento, enderezas tu espalda y te sientas completamente erguido, te sentirás mejor en presencia y actitud.

Lo peor que puedes hacer cuando sientes tristeza o demuestras una actitud negativa, es mirar hacia abajo, porque así continúa su ruta la pesadumbre. No. No hagas eso. ¿Cómo se desenvuelve una persona cuando está alegre? Se mueve con rapidez, mira más al frente y hacia arriba en vez de regar por el piso sus miradas; sonríe con frecuencia y muchas veces lo hace con sonoras carcajadas. Si le preguntas que cómo está, te contesta con un firme ¡muy bien!

¿Qué actitud toma una persona cuando es presa del pesimismo? ¿Qué postura adopta su cuerpo? La mirada, siempre hacia abajo. Sus movimientos, lentos. Su sonrisa, ausente; en algunos casos, lastimera. Si le preguntas que cómo está, te responderá con un casi inaudible “bien” o con un leve quejido. No, no hay que dejarnos. La técnica consiste en que cuando te sientas triste o abatido por alguna situación adversa, evites que la postura de tu cuerpo envíe mensajes a tu subconsciente que ocasionen una mayor sensación de abatimiento.

Deseo que desde hoy pongan en práctica estas tres técnicas y les garantizo que darán un toque diferente a sus vidas. No es lo que nos pasa, lo que ocasiona los problemas, sino cómo reaccionamos a lo que nos pasa. De eso pueden estar seguros. El vivir bien, es un arte; el arte de no cuestionar todo lo que nos pasa, sino en aplicar la capacidad que todos tenemos para adaptarnos a las circunstancias.

Norman Cousins decía frecuentemente a sus alumnos de la Facultad de Medicina: “El centro de control de sus vidas es su actitud”. Las actitudes y afirmaciones negativas conducen a la enfermedad y a los sentimientos derrotistas. Las actitudes positivas conducen a la esperanza, al amor y a la diversión. ¡Ánimo!  Dr. Cesar Lozano

 

“PODER AYUDAR A OTROS ES UN ACTO DE AMOR”

Welcome! Bienvenidos! LUZ ESPERANZA DEL IBEROAMERICA ® +54 11 6896 7755

https://www.facebook.com/luzesperanzaiberoamerica/

https://luzesperanzaiberoamerica.wordpress.com/

Email:  luz_esperanza_iberoamerica@hotmail.com

https://twitter.com/luzesperanzaibe

“La vida es como un eco. Si no te gusta lo que recibes, fíjate lo que estás dando.”

Comparte nuestro espacio con amig@s. Gracias por Visitarnos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s